7 Cosas Que Afectan Tu Frecuencia Vibratoria Según La Física Cuántica

7 Cosas Que Afectan Tu Frecuencia Vibratoria Según La Física Cuántica

Vibración en la física cuántica significa que todo es energía. Somos seres que vibran en ciertas frecuencias. Tu frecuencia vibratoria equivale a un sentimiento. Desde el “mundo vibracional” sostenido por la Física Cuántica, sólo y exclusivamente, existen las vibraciones negativas y las vibraciones positivas.

¿Qué Afecta mi Frecuencia Vibratoria?

Te invito para que reflexiones por un momento ¿Cómo es mi frecuencia vibratoria?

1. Los Pensamientos

Todo pensamiento emite una frecuencia hacia el universo y esa frecuencia retorna hacia el origen, entonces en el caso, si tienes pensamiento negativos, de desánimo, tristeza, rabia, miedo, todo eso vuelve hacia ti. Por eso es tan importante que cuides de la calidad de tus pensamientos y aprendas a cultivar pensamientos más positivos.

2. Las Compañías

Las personas que están a tu alrededor influencian directamente en tu frecuencia vibratoria. Si te rodeas de personas alegres, positivas, determinadas, también entrarás en esa vibración, ahora si te rodeas de personas reclamadoras, maldicentes y pesimistas, ten cuidado! Pues ellas pueden estar disminuyendo tu frecuencia y como consecuencia impidiendote hacer funcionar la Ley de la atracción a tu favor.

3. La Música

La música es poderosísima. Si solo escuchas música que habla de muerte, traición, tristeza, abandono, todo eso va a interferir en aquello en que tu vibras. Presta atención a la letra de las música que escuchas, ella puede estar disminuyendo tu frecuencia vibratoria. Y recuerda: Tú atraes hacia tu vida exactamente aquello en lo que vibras.

4. Las Cosas que Ves

Cuando ves programas que abordan desgracias, muerte, traiciones, etc. tu cérebro acepta aquello como una realidad y libera toda una química en tu cuerpo, haciendo que tu frecuencia vibratoria sea afectada. Ve cosas que te hagan bien y te ayuden a vibrar en una frecuencia más elevada.

5. El ambiente

Ya sea en tu casa o en tu trabajo, si pasas gran parte de tu tiempo en un ambiente desorganizado y sucio, esto también afectará tu frecuencia vibratoria. Mejora lo que está a tu alrededor, organiza y limpia tu ambiente. Muestra al Universo que eres apto para recibir mucho mas. Cuida de lo que ya tienes

6. La Palabra

Si acostumbras reclamar o hablar mal de las cosas y de las personas, esto afecta tu frecuencia vibratoria. Para mantener tu frecuencia elevada es fundamental que elimines el hábito de reclamar y de hablar mal de los otros. Entonces evita hacer dramas y victimizarte. Asume tu Responsabilidad por las elecciones de tu Vida.

7. La Gratitud

La Gratitud afecta positivamente tu frecuencia vibratoria. Ese es un hábito que deberías incorporar ahora mismo a tu vida. Comienza a agradecer por todo, por las cosas buenas y las que consideras no buenas, agradece por todas las experiencias que has vivido. La Gratitud abre las puertas para que las cosas buenas fluyan positivamente en tu vida.

Y dime, ¿ya agradeciste el día de hoy?

El Orden de Nacimiento y la Personalidad en los Hermanos

El Orden de Nacimiento y la Personalidad en los Hermanos

Algunos expertos tienen la teoría de que el orden de nacimiento es una herramienta importante para predecir la conducta de un adulto, y de determinar la forma de sentir y percibir al mundo. El Psiquiatra Alfred Adler (1870-1937) propuso por primera vez una teoría sobre el efecto del orden de nacimiento en la personalidad. Otros teóricos como Frank Sulloway y Delroy Paulhus también escribieron sobre el tema.

Ahora imagínate por un momento que te vas de viaje con tus hermanos, los cuales ya son adultos. ¿Con que situación de las siguientes te identificas más?

  1. El viaje lo has estado planeando tú durante semanas, con todo lo que conlleva: reserva de hotel, auto de alquiler, restaurantes… Tuviste en cuenta a tus hermanos en todo momento y buscaste tiempo y espacio para desconectar emocionalmente.
  2. Te has tirado toda el día organizando las cosas de forma precipitada, ajustando los últimos preparativos y dejando tu hogar preparado para los días que vas a encontrarte ausente.
  3. ¡Te suena super divertido realizar el viaje familiar que tienes programado! No tienes nada organizado, tan solo disfrutar de la experiencia, reírte y pasarlo bien con tus hermanos. Disfrutas de cómo tu hermano mayor organiza todo y no has tenido que mover ni un pelo.

Si la situación número 1 te es familiar, seguramente seas el mayor de los hermanos. Si  la segunda encaja con tu persona o te sientes identificado, probablemente seas el hijo del medio. Si te quedas con la última, seguramente eres el bebé de la familia.

En general, se cree que el orden en que las personas nacen es tan importante como el género y casi tan importante como la genética. No existen dos niños que tengan los mismos padres, aunque pertenezcan a la misma familia, ya que los padres son diferentes con cada uno de sus hijos.

Mientras que el primogénito goza de privilegios incuestionables, también siente ser príncipe destronado. Mientras que el segundo se acompleja por no ser “tan” como el primero y sufre de la impotencia de no poder hacer nada por cambiarlo, luego se adapta con gran facilidad a los diferentes papeles que le toca interpretar en la vida. Los hijos menores pueden ser seguros, maduros y precoces, por haber tenido muchos mayores siempre como ejemplos a seguir.

Tipo de personalidades entre hermanos

El hijo mayor está programado para la excelencia y los logros, el hijo del medio es criado para que sea comprensivo y conciliador, y el bebé busca atención. El resultado genera que el orden en que nacen los hermanos sea una variable poderosa a la hora del desarrollo de la personalidad.

El hijo mayor: Líder y responsable

Frecuentemente, los hijos mayores tienen más cosas en común con otros hijos mayores que con sus propios hermanos. Al haber sido los primeros, sus padres pusieron tanta atención sobre ellos cuando eran los únicos niños en la casa, que tienden a ser mucho mas responsables, cuidadosos, equilibrados y confiables que sus hermanos. Son en cierta, forma, una proyección de sus padres.

Los hijos mayores suelen ser: seguros, concienzudos, tienden a ser estructurados, son cautelosos, controladores, triunfadores, responsables, saben comportarse , reflejan una versión en miniatura de sus propios padres.

Por lo general, son personas que logran muchas cosas y buscan la aprobación de los demás, pero por otro lado son dominadores y perfeccionistas. Generalmente, se desarrollan mejor en carreras de liderazgo tales como leyes, medicina o como gerentes. Con sus hermanos actúan como si fuesen mini-padres, por lo cual intentan dominar a sus hermanos acostumbrándose a ser guías de los demás desde que asumieron ese papel con sus hermanos.

El gran problema que experimentan los hermanos mayores es que cuando llega el próximo hermano pueden experimentar un sentido de pérdida, ya que serán destronados de ese lugar especial que les daba el ser el único. Toda la atención, que antes era exclusivamente suya, ahora debe ser compartida con su hermano. Este sentimiento de pérdida puede dar lugar a una cierta propensión a desarrollar un carácter melancólico.

Generalmente, los primogénitos son exigentes, personas precisas, les encanta prestar atención a los pequeños detalles y tomar el mando. Están orientados hacia objetivos, quieren el control total y tienen la necesidad de ganar y salir victoriosos en todo.

El hijo del medio: Social y negociador

El hijo del medio a menudo se siente relegado por pensar que la atención de sus padres está dedicada al hijo mayor o al bebé (hijo menor) de la familia. Este tipo de pensamientos puede dejar huellas que terminan generando este tipo de características:

Por lo general son personas que quieren agradar, un poco rebeldes, tienen un círculo social grande, son pacificadores, son comprensivos, son cooperativos, flexibles, competitivos. Les cuesta poner límites.

Los hijos del medio sienten que no han recibido la cantidad de atención necesaria de parte de sus padres y, debido a esto, tratan de compensar este déficit con su grupo de amigos.

Es por esto que los hijos del medio se caracterizan por tener un círculo de amigos muy cercano, al cual sienten como si fuese una parte adicional de su familia. En este grupo de amigos intentan lograr la atención que probablemente no sintieron recibir de su familia.

El rasgo de personalidad que define a los hijos del medio es justamente opuesto al del hermano mayor o menor. Para evitar el conflicto y la competencia directa, un hijo del medio a menudo va en una dirección marcadamente opuesta a la de sus hermanos.

Tienden a ser complacientes con la gente y por lo general odian la confrontación, generando una gran capacidad de negociación. Esta habilidad la van desarrollando desde pequeños, una vez que entienden lo que tienen que hacer para ganar la atención de sus padres. Son expertos en ver los dos lados de un problema y siempre tienen ganas de hacer felices a todos.

Como su vida social se ha desarrollado mejor que la de sus hermanos, tienden a relacionarse mejor con la gente, no tienen dificultades para actuar en equipo, son confiables, constantes y leales.

El hijo menor: Simpático y seductor

Los hijos menores tienden a ser los más independientes y libres de espíritu, ya que sus padres al tener más experiencia y menos tiempo para brindarles atención, también les imprimen menos responsabilidades.

Los hijos menores por lo general son adorables, no tienen complicaciones, son manipuladores, egocéntricos, autónomos, sociables.

Los hijos menores se encuentran con padres que ya han obtenido la suficiente experiencia y confianza en sus roles como padres, por lo cual éstos tienden a ser menos exigentes y relajados con los menores, ya que no se alarman tanto por las cosas innecesarias como lo hacían con los hermanos mayores. Debido a esto, son mas libres y, al haber sido el “bebe” de la familia, han tenido menos responsabilidades, por lo cual tienden a generar un estilo más creativo y relajado.

La experiencia de los padres hace que no estén tan pendientes de las acciones del menor; es por esto que los más chicos tienen más libertad que sus hermanos, por lo cual van desarrollando una personalidad más independiente. Pero al mismo tiempo, tratan de llamar la atención permanentemente, generando una personalidad llena de carisma y simpatía.

Generalmente, son los peores alumnos, los payasos de la clase y el alma de las fiestas. Si bien son personas alegres y extrovertidas, tienden a aburrirse rápidamente y poseen un fuerte miedo al rechazo y poca capacidad de atención. Debido a sus habilidades con la gente, los nacidos al último pueden ser muy buenos manipuladores. Generalmente los hijos menores optan por la actuación, la música, el diseño o afines.

El hijo único

Ser hijo único es una posición compleja en una familia. Sin hermanos que compitan con él, acaparará toda la atención y recursos de sus padres, pero no sólo durante la infancia sino durante toda su vida.

Los hijos únicos se caracterizan por ser maduros para su edad, perfeccionistas al extremo, híper-responsables, diligentes, líderes. Se sienten más cómodos con adultos que con otros niños.

Los hijos únicos, al crecer rodeados de adultos, son más verbales y generalmente más maduros. Esto puede permitirles que desarrollen más su intelecto, ya que al haber pasado tanto tiempo solos, van generando ciertas habilidades como el ingenio y la creatividad.

En muchos aspectos, los hijos únicos son muy similares a los primogénitos, pero llevan sus cualidades al extremo. Son líderes natos y tienden a ser muy perfeccionistas, conservadores y organizados. Son difíciles de manejar. Suelen ser implacables, muy exigentes y odian admitir que están equivocados y por lo general no aceptan bien las críticas.

El cuarto, quinto y sexto hijo repiten las tendencias del primero, segundo y tercer hijo. Lo mismo para los siguientes.

Fuente: Consejos del Conejo

13 Consejos del Dr. Hamer para Sanarse

13 Consejos del Dr. Hamer para Sanarse

Hace más de veinte años el Dr. Ryke Geerd Hamer, un doctor alemán con oficina en Roma, Italia, recibió un llamado telefónico en medio de la noche. Su hijo Dirk, de 17 años había sido baleado durante una vacación en el Mediterráneo.

Tres meses más tarde Dirk murió y poco después, el Dr. Hamer, quien había sido sano durante toda su vida, pero totalmente abrumado por esta catástrofe, descubrió que sufría de un cáncer testicular. Sospechando que esto no era mera coincidencia, decidió investigar las historias personales de los pacientes de cáncer para ver si es que habían sufrido algún choque conflictivo, angustia o trauma anteriormente a su enfermedad.

Con el tiempo, y tras intensa investigación con miles de pacientes, el Dr. Hamer finalmente consiguió demostrar que la enfermedad solamente es causada por un choque que nos agarra totalmente desprevenidos.

Consejos del Dr. Hamer

Este último concepto es muy importante. Si de alguna forma conseguimos prepararnos para el evento chocante, evitaremos enfermarnos. De hecho, el Dr. Hamer prefiere no decir "cáncer". Más bien, es una respuesta biológica especial a una situación insólita, y cuando la situación de ‘shock’ se resuelve, el cuerpo se apresa para volver a lo normal. Esta es una versión muy simplificada de los hechos, claro está.

1. No dejarse ganar por el pánico

Muy a menudo, la gente muere en pánico. La persona no debería entrar nunca en pánico, ni hacer entrar en pánico a los demás. Hay que tener un enorme cuidado con el entorno y especialmente con quien recibe de nosotros. Ámense ustedes mismos y también ámense entre ustedes.

Amarse tiene un doble sentido de gran valor terapéutico. Si uno se ama a sí mismo, primero, no hará ningún conflicto consigo mismo, ni de desvalorización, ni de culpabilidad. Si se ama a los demás entonces no hará ningún conflicto con los demás.

No entrar en pánico significa que el enfermo nunca debe asustarse y que los terapeutas jamás deben asustar al enfermo. De lo contrario, hasta un resfriado se vuelve incurable, ya que provocará una generalización. Entrar en pánico es comprarse un boleto de ida.

2. Soportar la vagotonía

Vagotonía es la excitabilidad anormal del nervio vago, con alteraciones de la función de los órganos en que ramifica este nervio principalmente del corazón, los bronquios, el estómago y los intestinos. Alrededor de las 22horas se desencadena normalmente el impulso máximo de la vagotonía. El nervio vago es el más poderoso nervio del organismo: no hay manera de vencer al sueño.

Ese es nuestro ritmo ancestral: el hombre es un animal diurno, en su código biológico de comportamiento antiguo de cuatro millones de años, está grabado que debe cazar, recoger frutos, actuar de día y reposar de noche. Es durante la noche que todo está automatizado para que el organismo concentre su trabajo en el tubo digestivo. Tenemos menos actividad cerebral, cardíaca, respiratoria.

Es normalmente por la noche que toda enfermedad se hará más insoportable porque es durante esa vagotonía que el cerebro repara mejor y puede haber más edemas.Se puede hacer algo para reducir esos edemas para que sea mas soportable pero solo reducirlos porque si se impide que actúen, nunca se logrará la reparación, puesto que los elementos re-constitutivos no llegarán a reparar.

3. Todas las noches, hacer el balance diario

Hay que saber si no se ha trabajado demasiado durante el día. Si es así, reposo obligatorio el día siguiente (para las enfermedades importantes como el cáncer, fibromialgia, artritis, etc…). La persona debe curarse. Puede hacer muchas cosas, pero debe ocuparse de su enfermedad por encima de todas las cosas. No debe esperar que alguien o algo lo cure, hay que motivarlo.

Hay un doble mensaje en esto. Debe ocuparse de sí mismo, que haga un repaso de su jornada en su cabeza, interesarse en la vida, que tome notas, que haga ese balance. Si hizo demasiado, debe reposar al día siguiente porque de lo contrario entra demasiado en estrés, en actividad, con lo que el cerebro vuelve a la simpaticotonía deteniendo la vagotonía. Allí se detiene la curación.

4. Todas las mañanas tomar un lápiz y planificar su día

Hay que respetar el plan y prever al menos seis horas de reposo, además de la noche. Estas son las reglas para los grandes enfermos y tienen que luchar contra sus angustias.

El que está en silla de ruedas querrá siempre asistir a muchas reuniones para demostrar y demostrarse que puede hacer lo que todo el mundo. Es una reacción de escape, es un juego perverso. Hay que concentrarse en su curación porque ésta es posible. Hay que evitar entrar en el estrés de la acción.

Con seis horas de reposo, además de la noche, tenemos suficiente vagotonía. El cerebro tiene una fuerza extraordinaria para curarnos a pesar de todo lo que hacemos contra eso (entre los miedos, las peleas, los mensajes deprimentes o terribles que recibimos durante el día y a causa de las acciones).

5. Hacer siempre lo absolutamente necesario primero

Si eso sobrepasa tres horas de esfuerzo físico o psicológico, hay que detener lo superfluo y descansar, con el corazón alegre porque estamos haciendo lo que corresponde para curarnos, y no lo contrario. La mayor parte de la gente se deprime, se desmoraliza, tienen miedo de descansar: tienen el estrés de su problema, de su decrepitud y ese es un conflicto secundario muy fuerte. "Ya no puedo hacer nada, no sirvo".

Hacer lo absolutamente necesario primero va a permitir a la persona probarse que existe todavía, pero hay que cronometrar el tiempo.La persona enferma quiere demostrar que puede hacer, pero si pasa tres horas físicas o psicológicas, debe detenerse. Lo mejor es leer lectura liviana, divertida, ver películas divertidas y pueden verla cuantas veces quieran si las alquilan.

Es la terapia por la risa, puesto que si se detiene en los noticieros, con guerras, accidentes, o películas de muerte, de violencia, inconscientemente se sobre-estresa con imágenes liminales y subliminales. Durante la recuperación, me ocupo de mí, me amo, me cuido, me mimo, esto es vital, es la manera de curarse. No alcanza con decodificar y aceptar (a veces sí) sino que hay que respetar la reparación también.

6. Rechazar todo enfrentamiento

Recriminar, discutir con su entorno es uno de los mayores dramas que garantizan la recaída o la imposibilidad de curarse. "Necesito de ustedes, de su ayuda y no de su oposición permanente". Porque uno sustrae calorías y fuerzas de las que necesita el cerebro para reparar y al monopolizar la energía para combatir generalmente el enfermo está expuesto al juicio de quienes lo rodean, y estos no saben nada, solo hablan por hablar y el enfermo no zafa, no sale del estrés.

Aquí reproduzco una frase que Claude Sabbah atribuye a su abuelo: "Si la gente que no tiene nada que decir se callara, habría un gran silencio en la superficie de la Tierra. Son siempre los que no saben nada los que cacarean". Acá estamos hablando de una elevación en el nivel de la conciencia humana.

7. Privilegiar el reposo nocturno.

El ser humano es un ser diurno. Todos sus ritmos biológicos básicos están programados sobre la base del ritmo solar. Por supuesto, puesto que la noche para el enfermo es normalmente el momento de mayor dolor, y en algunos casos con la angustia inconsciente de "¿despertaré o moriré?", es bastante difícil mantener esos ritmos.

Hay que desdramatizar eso. Además, puesto que no han hecho demasiado durante el día, no están lo suficientemente cansados para dormir bien de noche.Entonces, no hay que dudar en modificar el horario de sueño.

Debe privilegiarse el reposo nocturno en la medida de lo posible pero, si eso no es fácil, no hay que dudar en quedarse despierto hasta las 2 ó 3 de la mañana, mirando documentales, tomando uno que otro café (el café también reduce el edema cerebral).

De ese modo, el enfermo sabe que por un buen rato no pueden dormir entonces aguantan hasta donde pueden: cuando pasan el período habitual de gran vagotonía, y después de haberse dado el gusto de trasnochar leyendo, escribiendo, pensando sanamente, positivamente, sin estrés…allí se van a dormir y se levantan al mediodía. Después, a medida que mejoran, vuelven paulatinamente, una hora por día, a su horario normal.

8. Comer sanamente y liviano

Ensaladas, frutas, cosas crudas, o cocinadas a la parrilla, para que sea fácilmente asimilable. Si come mucho, digerir le consumirá muchas calorías y es mejor guardar lo más posible para la curación. A evitar absolutamente: El alcohol en vagotonía.

9. Sanarse normalmente si aparece el dolor

Puede tomar remedios alopáticos y homeopáticos como es de costumbre, eso no pondrá la curación en peligro.

10. Esperar pacientemente la verdadera mejoría

Si uno no se deja asustar por los pequeños o grandes inconvenientes de la reparación y espera tomando el mejor reposo posible, la mejoría va a llegar. Si se pasó el punto culminante de la fase de reparación, la persona tendrá tantos edemas que puede haber manifestaciones molestas, como dolores, vértigos, fiebre si los edemas están en el tronco cerebral, malestares.

Esto no debe asustar a la persona: no se trata de cosas graves sino de esfuerzo de reparación. Hay que esperar pacientemente sin poner en marcha la idea de “estar sonado” sino no hay cura.

Es el principio de la persona que tiene edemas en sus fibras y que con ello se agrava durante un tiempo su dificultad motriz en una esclerosis múltiple, por ejemplo. Debido a nuestra cultura ancestral basada en la apariencia de las enfermedades, esto nos lleva a tener pánico, ir al hospital urgente, perfusión de corticoides en grandes cantidades, lo que cambia a la persona porque bombea todos los edemas y deja de doler…pero no está curada y el proceso va a comenzar quizás con más violencia.

11. Jamás permanecer mucho tiempo al sol o con la cabeza cerca de una fuente de calor

El calor multiplica por cuatro el tamaño del edema cerebral. En ese momento, se ejerce una enorme presión y se corre el riesgo de una crisis de epilepsia fuerte. En general, se recomienda al gran enfermo de evitar ponerse al sol durante un año, incluso en el mar. Puede estar bajo la sombrilla, bañarse pero hasta ahí nomás. Si la cabeza está cerca de una fuente de calor, lo mismo. Conviene poner hielo sobre la cabeza.

El Dr. Hamer menciona un caso típico: el hombre de negocios que tiene serios inconvenientes porque su empresa está muy mal en diciembre. En enero, su esposa e hijos se van de vacaciones al mar por un mes. El 15 de enero, el hombre soluciona su problema y salva su empresa. Va a reunirse con su familia a la playa y se pone a tomar sol: lo que él no sabe todavía es que acaba de salir de un conflicto psicológico de pérdida de territorio. Por supuesto, como ninguno de nosotros de hecho, no hace la relación entre el dolor de cabeza, su conflicto y el sol que le está agigantando los edemas. Tiene su crisis en la playa misma y sale de allí en ambulancia.

12. Si el problema es muy importante, helar las partes dolorosas y la cabeza

Si duele el hígado por ejemplo, hay que poner hielo sobre el hígado y también en el lugar del control neuronal del hígado en la cabeza, es decir sobre el tronco cerebral, debajo de la nuca, en la parte superior del cuello. Si el frío no calma el dolor en el órgano, entonces hay que poner calor sobre el órgano. Pero sobre la cabeza siempre frió, sin excepción.

Se recomienda comprar esos "cold hot pack" y tener siempre 4 a mano: 2 en el congelador, 2 sobre la persona, que hay que cambiar a cada hora. Si es muy violento, poner hielo en ambos lugares y hacerse un baño de pies caliente, la diferencia de temperatura va a hacer que el líquido circule de manera mecánica y por lo tanto reducirá un poco el edema.

13. Nunca calmar demasiado los síntomas

Se pueden tomar analgésicos o anti-inflamatorios para hacer soportables los síntomas. Los síntomas se detendrán por sí solos cuando la central de comandos lo decida. Mientras haya síntoma, es que es necesario que esté. Es de capital importancia.Por ejemplo si usted se clavó un vidrio en el pie, le dolerá mientras cicatrice y estará sensible, pero justamente es para que no agrave la herida (si no le doliera seguiría caminando sin cuidar la herida y no permitiría que se cure: esa es la función del dolor).

No hay que olvidar nunca que el cerebro no se equivoca jamás. Si hay dolor es porque el cerebro dice: "A reposar". Hay que respetar esa inteligencia innata que nos ha permitido sobrevivir desde hace tantos millones de años.

Fuente: Consejos del Conejo

Animales con Poderes Sanadores

Animales con Poderes Sanadores

Todos los animales están preparados para cuidar de sí mismos en la naturaleza, con las defensas naturales para garantizar su supervivencia. Ahora más que nunca, los científicos están investigando diferentes variedades de animales para ver cómo los seres humanos podemos aprender de sus diferentes mecanismos de salud.

Mientras que el tema es muy amplio, nos hemos puesto de relieve cinco criaturas que, a través de la investigación científica, se ha encontrado que poseen poderes curativos increíbles que se pueden rehabilitar y tratar enfermedades humanas.

Ya en el año 460 a.c. el médico griego Hipócrates hablaba del saludable ritmo del caballo y aconsejaba la equitación para mejorar el estado anímico de enfermos incurables. Durante el siglo XVII montar a caballo fue un remedio recetado por los galenos para tratar a las personas aquejadas de gota.

En el año 1875, el neurólogo francés Chassaignac constató que el trote de estos equinos ayudaba a mejorar el equilibrio, movimiento articular y control muscular de sus pacientes, resultando especialmente beneficioso para personas parapléjicas o con trastornos neurológicos.

Pero fue después de que la danesa Liz Hartl ganase la medalla de plata de doma en las Olimpiadas de 1952 y 1956, a pesar de las sécuelas físicas causadas por una poliomelitis infantil, cuando en el norte de Europa se iniciaron los tratamientos fisio-terapéuticos hoy conocidos como Hipoterapia.

Y si bien esa práctica rehabilitadora busca principalmente una mejora de lesiones físicas, también los caballos se están demostrando como compañeros que ayudan a mejorar el comportamiento, comunicación, afectividad o bienestar en general de personas de todas las edades.

equino

La terapia a caballo ofrece un abanico muy amplio de posibilidades a personas con problemas físicos, psíquicos, sensoriales y comportamentales.

No sólo los caballos sino también habituales animales de compañía como perros, gatos o pájaros, están desarrollando una importante labor de ayuda terapéutica, tanto en su trato cotidiano como mascotas en muchas viviendas como en programas concretos para personas con necesidades específicas o problemáticas físicas, psíquicas o sociales.

Una lista de algunos animales con poderes sanadores y su respaldo científico:

1. Perros

Capacidad de curación: la saliva de los perros se ha encontrado beneficiosa para curar heridas. Por otra parte, el movimiento de la lengua de los perros puede ayudar a las heridas, como la saliva afloja los residuos en la superficie de un corte.

Respaldado científico: Los investigadores descubrieron una proteína llamada factor de crecimiento nervioso en la saliva del perro; heridas tratadas con FCN curan doble de rápido que las heridas no tratadas.

2. Serpientes

Capacidad de curación: Una proteína del veneno de una víbora malaya puede ayudar a tratar los accidentes cerebrovasculares y prevenir los coágulos sanguíneos.

Respaldado científico: Si bien ser mordido por una serpiente venenosa no es ideal, su veneno para tratar enfermedades se ha encontrado muy eficaz. Una proteína llamada ancrod encontrada en el veneno de la  víbora malaya puede disolver los coágulos de sangre que causan un derrame cerebral durante hasta seis horas después de que comiencen los síntomas del accidente cerebrovascular.

El veneno se está utilizando actualmente en Europa para el tratamiento de pacientes con coágulos de sangre, y para prevenir los coágulos que se forman después de ciertas cirugías y procedimientos.

3. Gatos

Capacidad de curación: A través de su profundo ronroneo, gatos pueden reparar huesos rotos.

Respaldado científico: Las frecuencias de 20 a 50 Hertz son útiles para acelerar el proceso de curación de las lesiones óseas. Vibraciones ronroneo felino, que van desde 20 hasta 140 Hertz, pueden ayudar a curar las lesiones de tejidos blandos a los ligamentos, tendones y músculos.

4. Abejas

Capacidad de curación: Las abejas son la columna vertebral de nuestro ecosistema, proporcionando los seres humanos con múltiples fuentes de alimentos. Su polen es un alimento perfecto, que contiene casi todos los nutrientes requeridos por el cuerpo humano.

Respaldado científico: El polen es rico en proteínas, vitaminas, minerales, ácidos grasos y bioflavonoides, que son anti-virus, anti-bacterianas y ayuda a reducir el colesterol. Pólenes frescas también contiene al menos 20 aminoácidos que construyen las células sanas.

5. Mascotas

Capacidad de curación: Los animales domésticos se han demostrado eficazes para aumentar inmunidades en los bebés.

Respaldado científico: Los bebés que viven con mascotas durante sus primeros seis meses tienen probabilidades significativamente menores de desarrollar alergias y asma. Los niños con los animales domésticos también son menos propensos a venir abajo con los resfriados y las infecciones de oído durante su primer año.

animales con poderes sanadores

Varios estudios muestran que las familias que tienen mascotas suelen estar más unidas y tener menos conflictos que aquellas que no cuentan con un animal en la casa.

Las satisfacciones que aporta el contacto con un animal de compañía se acentúan en el caso de personas con problemas específicos. Así, está demostrado que la compañía de un gato o perro se convierte en una terapia muy beneficiosa para personas mayores o aisladas, sin familia.

El animal doméstico puede reforzar lazos de afectividad, suavizar la conducta, alargar la vida al ayudar a eliminar el estrés, animar a hacer ejercicio mientras se le acompaña en el paseo e incluso favorecer la comunicación con otras personas.

Fuentes:
goodnet.org
tonicarpio.com
pawesomecats.com