Piezas Musicales que Transmiten Paz

Piezas Musicales que Transmiten Paz

La música nos acompaña desde que estamos en el vientre de nuestra madre, ese rítmico tambor que nos comunica sus emociones, el sonido mágico de las aves que nos dan la bienvenida a un nuevo día, o incluso nuestras risas que armónicamente nos alegran, La música puede transportarnos hacia momentos, sensaciones y lugares con mucha facilidad, pueden alegrar nuestro día, o entristecer nuestras noches, es una buena compañía en momentos de soledad, y una gran aliada para disfrutar de buena compañía, (más…)

Documentales para Despertar la Conciencia

Documentales para Despertar la Conciencia

Documentales que comparten sabiduría y nos llaman a la reflexión, una serie de documentales que en algún momento dejaron una impronta firme en la conciencia de las personas que los vieron, y cuyas vidas fueron tocadas al ver estos documentales, que son un llamado a la conciencia.

Estos documentales cubren distintos ámbitos, desde la ciencia, la historia y la psicología, son imprescindibles si lo que deseas es expandir tu conciencia y enriquecer tus conocimientos.

El laberinto del Tíbet

Un mágico viaje a este misterioso lugar donde se documenta el pasado remoto y la actualidad de este lejano lugar, donde la fe y el misterio se unen.

El laberinto del Tibet 1

Planeta Encantado

Es una serie de documentales narrados y dirigidos magníficamente por J. J. Benítez. Nos lleva por distintas partes del mundo, siguiendo una “huella invisible”, que podría dar luz a nuestros orígenes ancestrales.

Planeta encantado 1

El ojo de Horus

Un recorrido por la escuela de misterios egipcios, la pirámide de Guiza, la gran esfinge y los templos más importantes de Egipto. Un documental fascinante y muy completo sobre el antiguo Egipto y sus misterios.

El ojo de horus 1

Zeitgeist

Documental que explora las teorías de conspiración de los últimos años, esta palabra proviene del alemán, cuya traducción podría ser “el alma del tiempo”. Fue publicada en el año 2007 y recorre la política, la religión y los nexos entre distintos poderes ocultos.

Zeitgeist Documental

Thrive

Este documental nos muestra la cruda realidad de nuestro planeta, abre la polémica sobre el cambio climático, las energías libres y la ruta que sigue nuestro planeta. Este documental muestra información que muchas personas desconocen, y brinda algunas ideas para el bienestar del ser humano.

thrive documental

¿¡Y tú qué sabes!?

Este documental narra la experiencia de una persona, al cambiar su percepción del mundo que la rodea, después de ciertos incidentes. Moléculas, emociones y física cuántica, este documental cuenta con grandes invitados como Bruce Lipton y Joe Dispenza.

y tu que sabes documental

Mensajes del Agua

Un documental con profundo mensaje espiritual, el investigador Dr. Masaru Emoto, pasó años de su vida investigando los fenómenos que suceden al impregnar nuestros pensamientos sobre el agua. Su investigación profundiza en los aspectos espirituales y científicos.

Mensajes del Agua

Estos documentales los puedes encontrar con una simple búsqueda en la red, si tienes problema para encontrar alguno, deja un comentario y con gusto te indicaremos dónde verlo. Algunos de estos documentales estaban en netflix pero dependiendo del país donde habites pueden estar restringidos, te aconsejamos que los veas en Youtube. Cuéntanos cual de todos ya conocías o cuál te pareció más interesante.

Komorebi: La Hermosa Expresión Japonesa

Komorebi: La Hermosa Expresión Japonesa

Una lengua no es un listado de palabras, o de etiquetas para las cosas, que encuentra su exacta correspondencia en las otras lenguas. En todas las lenguas hay palabras o frases que son intraducibles a otras lenguas. De modo tal que la porción de realidad que esa palabra o frase señala es casi invisible para los hablantes de otras lenguas.

Un ejemplo de esto es la palabra japonesa komorebi (木漏れ日) que significa “rayos de sol que se filtran a través de las hojas de los árboles”. Komorebi es un fenómeno natural; esto es, un hecho que es objeto de la percepción humana. Todos los seres humanos, excepto quizá los que viven permanentemente en lugares áridos o desérticos, han caminado a través de un bosque o arboleda y han tenido la experiencia del komorebi. Pero, hasta donde conozco, solo el pueblo japonés ha sentido la necesidad cultural de acuñar una palabra para designar este fenómeno; para resaltarlo, para concederle especial atención.

Cuando conocí esta palabra, hace unos años, caí en cuenta de las muchas oportunidades en que habría podido disfrutar de komorebi pero, en el momento en que aquello ocurrió, mi mente estaba enfocada en la caminata, en el frío o el calor, en la compañía o la soledad, en el paisaje, en un ave, un árbol o planta, en el destino, o en cualquier otra cosa. Nunca, en realidad, me había percatado del komorebi. Y por eso tampoco lo había disfrutado. En esas oportunidades los “rayos de sol que se filtran a través de las hojas de los árboles” habían sido una porción prescindible de la realidad y a la que, por tanto, no era necesario prestar atención.

Para la cosmovisión japonesa no es así: Los “rayos de sol que se filtran a través de las hojas de los árboles” son importantes, merecen especial atención y, por tanto, una palabra. Komorebi. Decía que el descubrimiento de esa palabra me hizo recordar las veces que estuve expuesto a un desaprovechado komorebi. Y, como hacen muchos japoneses (porque en su lengua existe una palabra para tal experiencia), busqué experimentar komorebi.

...el sol puede contemplarse cuando se vela ligeramente; cuando por el contrario, arroja toda la violencia de su resplandor, se sustrae a la mirada, y por esta razón su luz es el velo de su luz.
-Avicena, Relato de Hayy ibn Yâqzan, cap. XXIII.

Komorebi es agradable, es poético, es profundo, es misterioso. Cuando uno aprecia komorebi todo lo demás pasa a un segundo plano. El espíritu adquiere otro ritmo; relaja ver komorebi en forma de haces de luz, cortinas de luz. Komorebi da la razón a Einstein: cuando uno contempla las partículas que danzan en medio de la luz, el tiempo parece estirarse. Está bien lo de con-templar, porque arropados por el komorebi, el espacio y sobre todo el tiempo se sacralizan.

Si cualquier ser humano puede percibir los “rayos de sol que se filtran a través de las hojas de los árboles”, ¿por qué solo el pueblo japonés tiene una palabra para ese fenómeno? Esto se debe a la particular cosmovisión del pueblo japonés, cosmovisión que se refleja en diversos aspectos de la cultura y la lengua japonesas.

Cosmovisión es la manera de ver e interpretar el mundo. Se trata del conjunto de creencias o principios que permiten analizar y reconocer la realidad a partir de la propia existencia. Puede hablarse de la cosmovisión de una persona, de una cultura, de una época, etc. El budismo zen ha jugado un rol muy importante en la religiosidad del pueblo japonés, ha brindado rasgos distintivos a la cosmovisión japonesa, pero también se ha filtrado en casi todos los ámbitos de la vida cotidiana.

La especial atención que el japonés concede al komorebi es el resultado de una particular relación con la naturaleza en la que su carácter cíclico, su carácter efímero y la búsqueda de la belleza en las cosas sencillas y humildes son algunos de los ejes fundamentales.

Como en toda visión, la luz es el actor principal en komorebi. Todo lo visto no es sino luz reflejada; en ausencia de ella, en oscuridad absoluta, nada sería visto. Komorebi nos permite ver la luz al ocultar parte de ella. Razón tenía el sabio árabe Avicena: solo las sombras del komorebi nos permiten ver la luz. Cuando komorebi nos oculta parte de la luz, vemos la luz. Komorebi nos ofrece un mosaico de luces y sombras; y solo en medio de las sombras, la luz, fundamento de todo lo visible, se hace visible.

Así también, lo verdaderamente valioso, lo máximamente inteligible, debe velarse para que el ser humano no sea deslumbrado. La vida es komorebi: luz, sombra; blanco, negro., Valore la sombra y vea la luz.

Cuando pueda, disfrute komorebi.

Autor: Carlos Kohatsu Yoshida
Analema, Solsticio y el Símbolo del Infinito

Analema, Solsticio y el Símbolo del Infinito

Desde la antigüedad los solsticios, tanto de verano como de invierno, llamaron la atención del hombre, los ciclos naturales que anunciaban los cambios estacionales eran de suma importancia para el ser humano, y distintas culturas trataban de explicar estos fenómenos a través de mitos y leyendas.

El analema es un fenómeno astrológico de gran belleza y significado, viene a colación puesto que el punto más alto y el mas bajo forman este gran símbolo del infinito en el firmamento, dejando una huella al pasar por cada estación.

El Analema y el Símbolo del Infinito

El analema cuya traducción del griego es, "pedestal de un reloj de sol", es la figura que se forma si observamos el sol durante todos los días en la misma hora y desde el mismo lugar, si hacemos un registro fotográfico de esta curva que deja el sol notaremos que se dibuja el número ocho o el símbolo del infinito.

Existen a su vez analemas lunares y otros que se forman en otros planetas del sistema solar, pero que al ser observados desde la tierra formas diferentes figuras, por ejemplo en marte el analema dibujado se asemeja a una gota de agua.

 Analema y el Símbolo del Infinito

El solsticio de invierno en el Hemisferio Norte sucede el 21 de Diciembre, son las noches más largas del año y coincide con la conmemoración de San Juan Evangelista, que se celebra el 27 de Diciembre.

Esta curiosidad natural viene a propósito de los solsticios, aquellos días donde el sol se encuentra en su punto más alto o más bajo dependiendo del lugar donde lo observemos, la noche más larga y el día más corto, la victoria del sol sobre la oscuridad, distintos conceptos metafísicos que se esconden detrás de fenómenos naturales y que nos conectan con nuestra espiritualidad.

En la India y en Persia, Mitra representaba la Luz (Dios solar), el bien y la Liberación de la materia. Lo llamaban Sol Invictus, es decir, Sol Vencedor. A partir del siglo II, el culto de Mitra era de los más importante del imperio romano y numerosos santuarios se erigieron en su honor. El nacimiento de Mitra se celebraba el 25 de diciembre. 

No cabe duda de que el hombre, desde su primera convivencia en sociedad, observó los fenómenos naturales y consideró a los astros como dioses, dándole sus debidos cultos y formando alegorías sobre su naturaleza, El Sol Invictus, renace a pesar de todo, después de una larga noche oscura donde gobiernan las tinieblas, un nuevo amanecer nos espera.

Audio: 10 Símbolos Espirituales y sus Significados

Audio: 10 Símbolos Espirituales y sus Significados

Existen símbolos espirituales alrededor del mundo, que guardan un profundo conocimiento, representan la espiritualidad, la sabiduría acumulada del ser humano, en distintas partes de nuestro planeta. Los símbolos son una de las cosas mas asombrosas, por toda la información que pueden almacenar, dejan una impresión psicológica fuerte en nuestras mentes, simplemente con su aspecto. (más…)

Osho: Entre la Luz y la Oscuridad

Osho: Entre la Luz y la Oscuridad

Reflexiones sobre la luz y la oscuridad, del místico hindú Bhagwan Shree Rajneesh, conocido alrededor del mundo como Osho, quien nos enseña sobre la luz interna y las aparentes luces del exterior,

¿Qué confianza podemos tener en antorchas efímeras? ¿Qué utilidad pueden tener tales llamas, si un soplido de viento las puede apagar tan fácilmente? Vivimos envueltos por un océano de oscuridad.

Un joven está sentado cerca de mí. Parece aterrado de las tinieblas. Dice que está oscuridad, tan envolvente, perturba la misma esencia de su ser, al punto que apenas puede respirar.
Le digo: La oscuridad, y solamente la oscuridad, envuelve este mundo. Y el mundo no posee una llama que pueda dispersar estás tinieblas. Cualquier llama que se encuentre en este mundo, tarde o temprano terminará inevitablemente por desaparecer en las tinieblas. Las llamas van y vienen, pero la oscuridad no la padece. La oscuridad en el mundo es un elemento eterno, y aquellos que dependen en estas llamas son tontos, ya que estas no son reales. Al final vienen abrumadas por las tinieblas.

Sin embargo existe otro mundo, un mundo diferente de eso tangible. Si este mundo está envuelto por las tinieblas, el otro es de por si luz. Si en este mundo la luz es transitoria y de corto plazo, mientras las tinieblas son eternas, en el otro mundo la luz es inmortal e infinita, la oscuridad es pasajera y de corto plazo. El mundo de la oscuridad está muy lejos, mientras el mundo de la luz muy cerca.

La oscuridad está en el exterior, la luz en el interior. No debes olvidar nunca que ninguna llama podrá liberarte de tus miedos, si no te has despertado a la luz interior. Nunca confíes en las luces de este mundo. Busca la llama de la perfecta sabiduría. Solo está te puede liberar de tus miedos, darte felicidad y claridad que nadie nunca más podrá nublar.

Esto es lo único de lo que somos dueños, y eso nunca nos puede ser robado. Porque solo damos lo que no es ajeno a nuestro ser.

Por supuesto, los ojos ven la oscuridad afuera, pero si miras dentro de los ojos, ¿qué encontrarás? Si solo hubiera oscuridad allí también, ¿cómo podrías ver la oscuridad? El que es consciente de la oscuridad no puede ser la oscuridad misma. Además, si un hombre anhela la luz, ¿cómo puede ser oscuridad? El es luz. Por eso aspira a la luz. Por eso la anhela tan ardientemente. Solo la luz puede tener sed de luz. Busque, por lo tanto, la fuente de la que fluye esta sed y hágalo su objetivo, para que entienda que solo en ese centro está oculto lo que tiene sed.

Además de lo positivo y lo negativo, no temo a Dios en absoluto. El miedo no puede llevar a nadie a Dios. Solo una ausencia total de miedo puede llevarte a lo divino. No soy un creyente desde ningún punto de vista. Creer en sí mismo es ceguera. ¿Cómo puede la ceguera llevarnos a la realidad suprema? Tampoco soy seguidor de ninguna religión, porque la verdadera religiosidad no puede incluirse en categorías, como si fueran compartimentos estancos.

Ayer, cuando dije estas cosas, una persona me preguntó: "¿Entonces eres ateo?" .
No soy ateo, ni soy teísta. Estas distinciones son juegos intelectuales superficiales y simples. No tienen absolutamente nada que ver con la existencia. La existencia no se divide en "qué es" y "qué no es": estas distinciones son el trabajo de la mente.

La Familia Cósmica

La Familia Cósmica

En estos tiempos ya casi nadie pone en duda, el hecho de que no estamos solos y que no somos los únicos seres mortales inteligentes del universo, muy por el contrario, debemos reconocer que somos los últimos en la escala evolutiva de los planetas, pues son muchos los que nos anteceden.

En la vida terrenal se conoce como familia a un grupo de personas unidas entre sí por lazos sanguíneos o espirituales. En las familias cósmicas ocurre lo mismo. De 35 a 500 almas forman una familia cósmica no existen padres ni madres, ya que la fuente de cada alma es Dios.

Algunos miembros de la familia cósmica están experimentando en el plano terrestre y otros no. Los miembros de la familia cósmica encarnan juntos más frecuentemente que junto a extraños. Desempeñan diferentes papeles trabajando juntos, diferentes tipos de relaciones, problemas y experiencias.

Algunas veces los sentimos, más no comprendemos lo que es, tratando de comprender nuestra existencia, en ocasiones nos ha llevado a un sentimiento de nostalgia, soledad y vacío. Viviendo el nuevo ciclo estamos descubriendo y sentimos evidencias de nuestro origen. Un sentimiento de unidad nos llevara a nuevos estados de conciencia y paz.

Pero, ¿qué es esa nostalgia que sentimos y de dónde viene?

Existe un sentimiento oculto que se reconoce como "echar de menos", a algo o alguien que no se sabe muy bien que es, pero que si sentimos claramente que es algo "muy nuestro", que nos pertenece profundamente. A veces, esta nostalgia toma la forma de sentimiento de echar de menos un lugar, al que identificamos como "nuestra verdadera casa", un sitio del que nos sentimos parte de el y en paz y a la vez, nos sentimos en unidad con el.

Otras veces, podemos "echar de menos" a alguien, no sabemos muy bien quién es, pero si sentimos claramente que es alguien muy afín a nosotros. Puede ser un ser, o pueden ser varios seres, o todo un grupo de seres, a los que identificamos como " nuestra verdadera familia", en nuestro interior.

Esa nostalgia que sentimos en ocasiones tiene una explicación muy clara: Nosotros estamos aquí en un cuerpo físico tridimensional desterrados y alejados momentáneamente de nuestra verdadera naturaleza que es luz y amor.

Todo esto se olvida al ingresar a la tercera dimensión. Pero la intuición queda profundamente grabada. Esa intuición, al pasar por el filtro de la personalidad, nos trae parte del recuerdo: que nos falta algo, que nos falta alguien y que no somos de aquí, es decir de la tierra, o al menos del plano tridimensional. Empezamos a recordar que no podemos ser sólo esto que vemos, sino que somos mucho más, incluso, de lo que intuimos.

Hay momentos en la vida, en los que nos sentimos especialmente sensibles al llamado de la verdad que habita en nosotros, y cuando ese llamado llega, no entendemos. Nos sentimos desgraciados y no sabemos exactamente por qué. Nos sentimos vacíos sin saber que es lo que nos está faltando. La vida se convierte así en diferentes maneras de tapar, de poner parches en ese vacío existencial que sentimos sistemáticamente.

Algunas veces echamos de menos nuestra casa, nuestro verdadero hogar, en otras palabras, echamos de menos nuestro origen cósmico. Y es que sentimos que no pertenecemos a este mundo, ya que observamos a nuestro alrededor y vemos que se nos presenta como un conjunto de seres y de acciones muy lejanas de nuestra verdadera naturaleza. Este es un estado que no se pierde al venir a la materia, pero si que se olvida.

Aveces se reciben destellos de recuerdo. Cuando recibimos el recuerdo no completo, o con interferencias momentáneas de la personalidad, es cuando se produce esa nostalgia por algún lugar que identificamos como nuestro, que sabemos que nos pertenece y que nosotros le pertenecemos a el.

Otras veces sentimos que extrañamos a alguien, no sabemos quien es, y nos sentimos solos e incomprendidos dentro de este mundo extraño que habitamos momentáneamente, es que estamos echando de menos: A nuestra alma gemela, o complemento cósmico, a nuestra familia cósmica, a nuestro linaje cósmico.

Sentimos que existe alguien en este mundo que es nuestro complemento cósmico y que encajaría a la perfección con nosotros, a este ser, que es una parte de nosotros mismos, lo echamos de menos, lo anhelamos y lo necesitamos.

Ese sentimiento también se manifiesta con respecto a la familia, pues intuimos con toda claridad que la familia que tenemos ahora en el plano tridimensional, no es nuestra verdadera familia, o al menos, gran parte de ella.

Pero si analizamos todo estos sentimientos, nos encontraremos una vez mas con que son la intuición de algo que es verdadero en los planos superiores, pero que llega a nuestra personalidad incompleto o con interferencias y lo recibimos con nostalgia.

Algunas veces la unión material se realizara en aras de un servicio más completo y otras veces, la unión se podrá materializar también a nivel de vivir cotidiano. En todos los casos, la unión sutil no se pierde en ningún momento y puede dar lugar a hermosísimos servicio de amor y de luz cuando se realizan las tareas con la conciencia de que las almas complementarias están actuando al unísono.

El servicio de esta manera muy elevado y fuerte. se va a dar esta reunión de almas muy a menudo en este final de los ciclos, sobre todo en los seres que estén preparado para este importante encuentro, que supondrá la culminación de las tareas y experiencias para pasar a un nivel vibratorio.

Estamos reencontrándonos con muchos seres de nuestra familia cósmica en la materia y también con seres que pertenecen a nuestro mismo linaje cósmico. Estos son encuentros que producen gran alegría para el alma. igual que en el caso de las almas gemelas, unas veces se puede estar junto a ellas y otras no tanto, ya que el servicio siempre esta por encima de los gustos personales y de lo que tiene que ser en conciencia.

En este mundo vemos a muchas personas en un afán por conseguir cosas que les den más seguridad en la vida, como autos modernos, casas grandes y lujosas, etc. y piensan que cuando obtengan todo eso, podrán por fin ser felices. Y es que verdaderamente algo nos falta desde el ser y ese algo es el recuerdo; no tiene nada que ver con las cosas materiales.

Lo bueno de anhelar y de este buscar, es entender que tarde o temprano, todos iremos ampliando ese instinto de búsqueda y lo haremos mas profundo, mas real. Entenderemos que es lo que buscamos y donde se encuentra la felicidad y la plenitud verdadera.

Tener en cuenta que esa nostalgia que sentimos no es negativa. Simplemente hay que tomar conciencia de que uno sirve para llegar a lo otro y con la nostalgia empezaremos a abrir una puerta que nos podrá conducir hacia el descubrimiento de una realidad cada vez más amplia y profunda.

Experimentaremos que la plenitud esta en nosotros, porque nosotros somos el todo. ¿Qué más podemos anhelar? ¿a qué más alta y bella meta podemos aspirar?