Mirar el Mar Activa el Estado de Felicidad en el Cerebro

El mar y el océano causan un gran impacto en nuestra manera de pensar, de sentir y de relajarnos. De acuerdo a la ciencia si miras al mar fijamente por un breve tiempo podrás sentir una especie de felicidad mental.

Nuestro cerebro se encuentra en constante cambio, incluso cuando se duerme o cuando creemos que tenemos la mente en blanco. Es lo que se conoce como plasticidad cerebral: todo lo que experimentamos hace que nuestro cerebro (y nuestro sistema nervioso) cambie en tiempo real. Esto quiere decir que no hay un momento en el que nuestra mente permanezca tal y como estaba un tiempo atrás.

Sin embargo, hay ciertas experiencias que modifican nuestra vida mental de un modo más consistente que otras. Es decir, que el tipo de cambios que introducen en nuestro cerebro son más reconocibles y uniformes. Es el caso de lo que ocurre durante la meditación o, por ejemplo, al sentir que estamos frente al mar o el océano.

Un equipo de científicos se dedicó a estudiar la relación existente entre la salud y el contacto con la playa para un proyecto llamado BlueHealth, donde descubrieron que el sonido del mar reduce nuestros niveles de cortisol, la hormona del estrés y nos transmite calma.

Los investigadores descubrieron que la resonancia del mar estimula la corteza prefrontal, un parea del cerebro responsable de nuestras emociones y reflexión personal, por lo que nuestros cerebros logran ampliar la capacidad de autoconocernos y sentirnos bien emocionalmente.

Sabemos que hay montañas, playas y bosques y cuando salimos a disfrutar de esto que es la naturaleza nos sentimos muy bien, es como si se tratara de una especie de medicina contra la tristeza, es imposible sentirnos mal estando al aire libre.

El mar y el océano causan un gran impacto en nuestra manera de pensar, de sentir y de relajarnos.

La mayoría de las personas aman estar al aire libre, disfrutar de la naturaleza y es que sienten como esto les revitaliza y les da felicidad, mejorando el estado de ánimo y a decir verdad esto es así, la naturaleza tiene un impacto positivo en nosotros.

La naturaleza nos da felicidad y más si se trata de mirar el mar. Conoce todos los detalles acerca de por qué nos sentimos tan bien al aire libre.

El impacto del mar en nuestro ánimo

Ver el mar es una sensación impresionante, a todos nos gusta disfrutar al aire libre y más si se trata de la playa ya que sentimos como que este lugar nos da paz y nos llena de energía y debes saber que no es algo que te pase a ti solamente.

Según la ciencia, esto es algo que pasa con frecuencia, resulta que el mar, o mejor dicho el sonido que este emite, hace que los niveles de cortisol o también conocida como la hormona del estrés, disminuyan y esto nos llene de total calma.

La playa es un lugar de disfrute y lo disfrutamos justo por eso, porque nos calma, tranquiliza nuestro cuerpo y la mente, y todo se lo debemos al paisaje y al sonido de las olas, estas simples cosas hacen que nuestro cerebro se llene de felicidad y por ende nosotros también.

Una tesis apoyada en esta investigación, afirma que el océano puede llegar a sanarnos, incluso hacer vida cerca de él puede hacer que nuestro cuerpo absorba iones negativos que las ondas del océano despiden y hacen cambios en nuestra molécula haciendo que nuestro organismo absorba mucho más oxígeno regulando los niveles de serotonina.

En esta investigación se dice también que el mar nos da paz y es prácticamente la misma sensación que ir y hacer yoga por lo que los expertos sugieren que se disfrute el mar ya que no es solo eso, sino que las olas nos recuerdan a los latidos del corazón de nuestra madre cuando estábamos en su vientre.

  • Consigue relajarnos y salir del estado de alerta.
  • Facilita la meditación.
  • Genera bienestar de bajo coste.
  • Permite romper con la rumiación.
  • Potencia la creatividad.

Si quiere liberar el estrés y llenarse de buen ánimo, entonces visite el océano y verá la diferencia. Nuestra mente cambia cuando el mar nos rodea.

Fuente: Psicología y Mente

About Aleja