Alejandro Jodorowsky: El Camino del Tarot Alejandro Jodorowsky: El Camino del Tarot
Alejandro Jodorowsky nos propone una lectura del Tarot que debe provocar la constante ampliación de nuestra conciencia, ¿cómo?, leyendo los símbolos de las cartas... Alejandro Jodorowsky: El Camino del Tarot

Alejandro Jodorowsky nos propone una lectura del Tarot que debe provocar la constante ampliación de nuestra conciencia, ¿cómo?, leyendo los símbolos de las cartas de una manera proyectiva para encontrar mensajes que nos ayuden a entender un poco más de la realidad, incluyendo la del inconsciente.

El artista chileno, entiende que este juego puede ser benéfico o maligno, dependiendo de la educación y el espíritu que anime a quien lo manipula, pues le inyectará mensajes venenosos o positivos. “El Tarot puede ser un elemento nefasto en manos de un lector perverso o bien un maestro sublime. Es un espejo de nuestra verdad subjetiva pero no la verdad absoluta”, nos dice.

Con tal visión sobre la lectura de los arcanos, entendemos que en su método planteado en el libro de La vía del Tarot (Editorial Grijalbo, 2004), elimine la interpretación de cartas invertidas, ya que siempre resultan una fuente de malos augurios y oscuras vibras para el consultante. Animado por ese deseo de curar de sensibilidad e imaginación artística, con un vasto conocimiento en los significados de colores, números y figuras, el Tarot en las manos de Jodorowsky no es una engañosa bola de cristal, sino un instrumento proyectivo de autoconocimiento, de terapia psicoanalítica.

El Tarot puede servir tanto para explorar cuestiones concretas como para explorar las profundidades del alma, como para disolver problemas psicológicos.

Y, dentro de esto, ¿cuál es la finalidad del lector del Tarot? “Se puede considerar que nuestra función como tarólogos consiste en traducir un mensaje procedente del inconsciente de la persona, y hacérselo entender de un modo que ésta pueda captar en su vida cotidiana y aplicar a sus preocupaciones más vitales”. Pero al tiempo advierte: “El Tarot no cura, sirve para detectar la llamada enfermedad. Una vez logrado esto, es tarea de un psicoanalista, un psiquiatra o un psicomago continuar el trabajo”. En otras palabras, el Tarot puede servirnos a manera de espejo, nos ayuda a descubrirnos.

Pero, ¿qué Tarot consultar? El autor de La danza de la realidad recomienda el de Marsella, desde que, cuenta, el poeta del surrealismo André Breton le ilustrara: “El único Tarot que vale es el de Marsella, los otros son imitaciones torpes y vanidosas”. Para entonces, Alejandro ya tenía una larga relación con los 22 arcanos mayores que integran el mazo de un total de 78 cartas, incluyendo los arcanos menores.

El Tarot se compone de 78 láminas divididas del siguiente modo: 56 láminas denominadas arcanos “menores” y 22 láminas denominadas arcanos “mayores”.

En los viajes que hizo como mimo en la compañía del artista Marcel Marceu, quien luego sería también cineasta de culto, había acumulado, refiere, más de mil mazos de naipes distintos, los cuales arrojó al cesto de la basura cuando recibió el citado comentario de Bretón. Tiempo después, Jodorowsky colaboraría incluso con Philippe Camoin en la restauración del Tarot de Marsella, para regresarle elementos (detalles, colores, símbolos) que se habían ido perdiendo. Philippe es descendiente de una familia que fue propietaria de una fábrica de cartas de juego. La casa Camoin fue fundada en 1760 en Marsella por Nicolás Conver.

Ambos, Jodorowsky y Camoin, son hoy maestros reconocidos, y de la mano de ellos es recomendable la iniciación en este juego que es a la vez revelación.

Allí donde el hombre del pueblo no ve otra cosa que un simple pasatiempo, los pensadores vuelven a encontrar la clave de esta oscura tradición. Raymond Lulle basa su Ars Magna sobre el Tarot y logra reemplazar el cerebro humano con el automatismo de aquél; Jerome Cardan escribe sobre las claves del Tarot un tratado de la sutilidad; Guillaume Postel halla en el Tarot la llave de las cosas ocultas y Louis Claude de Saint Martin, el filósofo desconocido, ve descritos en ellos los lazos misteriosos que unen a Dios, el Universo y el Hombre.

Hoy en día todavía no se ha podido descubrir ni el origen del Tarot ni su verdadera finalidad. Muchas son las teorías al respecto y los historiadores sólo coinciden en que las primeras cartas aparecieron durante el siglo XIV en la Europa Mediterránea.

Artículo patrocinado por: Tirada de Tarot Gratis – tarotgratis.guru

Fuentes y Recursos:
LA VÍA DEL TAROT - Alejandro Jodorowsky 
EL TAROT DE LOS BOHEMIOS - Gerard Encausse (Papus)
El Tarot según Alejandro Jodorowsky

Alexander Barranca

“Callando es como se aprende a oír; oyendo es como se aprende a hablar; y luego, hablando se aprende a callar”. --Diógenes de Sìnope